Feeds:
Entradas
Comentarios

Sobre temas sociales

En Lewis Carroll nos definimos como una asociación apartidista, es decir independiente de partidos e ideologías. Aunque con compromiso en causas sociales.
Aquí mostramos información sobre algunas cuestiones sociales en las que estamos interesados, iniciativas que apoyamos, o sencillamente noticias de actualidad.

Biocultura

Los días 4,5,6 y 7 de noviembre, desde las 10 de la mañana y en el Palacio de Cristal de la Casa de Campo, se celebrará una feria de productos ecológicos y de comercio justo, tales como alimentos de cultivo ecológico y productos libres de aditivos químicos, además de otras cosas relacionadas con la cultura ecológica.

Taller de Música
taller-de-musica
28476814

Lista de canciones para la jam session del jueves 23:

-Hit the road, Jack
Pentatónica de Sol.
2 guitarras, teclado, coros, voz, 1 percusión de tipo 2, trompeta, bajo.
-Oye como va
Re menor
2 guitarras, percusión tipo 1 y 2, bajo, trompeta, teclado, voz.
-Blue bossa
Pentatónica de La.
Guitarra, trompeta, percusión tipo 1 y 2, bajo, teclado, coros, voz.
-Jailhouse rock
Pentátonica de Mi.
2 guitarras, bajo, percusión tipo 1, teclado, voz.
-Johnny B. Goode
Pentatónica de La-
2 guitarras, bajo, percusión tipo 1, trompeta y voz.
-Minnie the Moocher
Mi menor.
Voz, teclado, trompeta, bajo, guitarra.
-Oh, when the saints
Do mayor
Voz, guitarra, trompeta, 2 bajos, percusión tipo 2.
-Entre dos aguas
Mi menor
2 guitarras, percusión tipo 1 y 2, bajo.
-Blues
Pentatónica de La
2 guitarras, bajo, percusión tipo 1, trompeta, voz, armónica.
-Sweet home Alabama
Sol menor.
2 guitarras, bajo, percusión tipo 1 y 2, voz.

y lo que surja…
Si alguien toca algún instrumento no incluido, le haremos un hueco gustosamente.

Nos vemos en el salón de actos a las 17:30. Un saludo.

Indicación: Percusión tipo 1 serían tambores, cajos, timbales, bongos…
Percusión tipo 2 serían claves, cascabeles, panderetas, maracas…

Como ya os habréis enterado por los distintos canales por los que se ha hecho circular, debido a la imposibilidad de reservar el salón de actos para el jueves 8 de abril, la dirección del grupo de música y de Lewis Carroll ha decidido cambiar la fecha de la Jam Session al jueves 23 de abril, ésto es, dentro de 2 semanas, y encuadrar ésta actividad dentro de la semana culturalñ de Lewis. Perdonad todos por las molestias causadas.

Un saludo, Pedro.

Se informa a quienes estéis interesados en participar en la próxima sesión de improvisación y/o tengáis alguna sugerencia para con la misma, de que el próximo jueves 11 de marzo se celebrará una reunión previa de cara a preparar éste tipo de cuestiones. Los responsables del club de música intentad acudir.

Un saludo, Pedro.

En los últimos años, el francés Serge Latouche se ha convertido en el portavoz y el referente más conocido de la filosofía del decrecimiento, una crítica constructiva al paradigma imperante de crecimiento ilimitado.
El movimiento del decrecimiento que representa nació a finales de los años 70, pero es hoy cuando sobresale más que nunca como un proyecto social, económico y político frente a la sociedad del perpetuo crecimiento. Y ello es así porque son muchas las razones que en el momento actual cuestionan la lógica del crecimiento económico. Por un lado, padecemos una crisis de diversa índole (económica, financiera, ecológica, social, cultural…) y, por otro, el aumento de nuestra renta per cápita en los últimos decenios ha corrido paralelo a una aparente disminución de nuestro grado de satisfacción vital. Por poner un ejemplo, sólo en 2005 los franceses adquirieron 41 millones de cajas de antidepresivos.

El punto de partida es el siguiente: las sociedades occidentales se han hecho adictas al crecimiento y la capacidad regeneradora de la Tierra ya no puede atender nuestra demanda. El mejor indicador para calibrar esta desproporción es la huella ecológica, que mide la superficie del planeta necesaria para mantener las actividades económicas. Dada la actual población de la Tierra, para ser sostenibles se considera que cada uno de nosotros debería limitarse a consumir 1,8 hectáreas de ese espacio bioproductivo. Sin embargo, para sostener nuestro actual nivel de vida, los españoles, por ejemplo, necesitamos cinco hectáreas por persona y año. Si todos los habitantes del planeta vivieran como nosotros, harían falta tres planetas, y seis, si tomáramos como referente el modelo de vida de Estados Unidos. La mayor parte de los países africanos, por el contrario, consumen menos de 0,2 hectáreas de espacio bioproductivo, una décima parte del planeta. Ésta es la advertencia que lanza Serge Latouche: “Si de aquí a 2050 no modificamos esta trayectoria, la deuda ecológica corresponderá a 34 años de productividad, o a 34 planetas.”

Frente al temor de sus detractores, que se echan las manos a la cabeza porque creen que decrecer significa retroceder a la Edad de Piedra o a la Edad Media, Latouche responde: “Para Europa, y para España en concreto, volver a la impronta ecológica de los años 70 no significa regresar a las cavernas. En los 70 comíamos igual o incluso mejor que hoy. Ahora consumimos tres veces más petróleo y energía para producir las mismas cosas que entonces. La diferencia es que el yogur de hoy, por ejemplo, no tiene nada que ver con el yogur que consumíamos hace 30 años. El de antes se hacía con la vaca del vecino y el de ahora lleva 9.000 kilómetros detrás. Sin contar que pagamos por otros servicios incorporados, como el embalaje y el envasado. La clave está en producir y consumir a nivel local, además, claro, de limitar la tendencia actual al hiperconsumo.

Sin embargo, recortar nuestro consumo no es la receta que gobiernos y empresarios insisten en prescribirnos. “Nuestros gobiernos –señala Latouche– están cerca de la esquizofrenia porque saben perfectamente que el sistema camina hacia el colapso. El poder no les pertenece a ellos, sino a las grandes empresas transnacionales que actúan como los traficantes de la droga alimentando nuestra adicción al consumo para perpetuar así la lógica del sistema.

“Está claro que hay que frenar el desempleo, pero el primer paso en la lógica del decrecimiento sería reducir el tiempo de trabajo.”

Compartir el trabajo y aumentar los placeres es una de las claves en la receta del decrecimiento. Sus pensadores advierten de que no se trata de desmantelar el sistema de un plumazo, sino de iniciar un proceso de transición para reducir ciertos sectores industriales –automovilístico, militar, aviación y construcción–, revisar la durabilidad de los productos, fragmentar el espacio monetario, relocalizar la producción, disminuir en dos tercios nuestro consumo de recursos naturales y generar más empleo verde, entre otros cambios posibles. Trabajar menos y de otra manera puede significar, desde la óptica decreciente, reapropiarnos del tiempo, reavivar el gusto por el ocio, recuperar la abundancia perdida de sociedades anteriores y permitir el florecimiento de los ciudadanos en la vida política, privada y artística, así como en el juego o la contemplación. “Lo que es absurdo es pedirle a un trabajador que hace 60 horas semanales que se lea los 600 folios del futuro Tratado Europeo. ¡Eso es una caricatura de la democracia!”, ironiza Latouche.

El decrecimiento se plantea como un cambio profundo de paradigma y como una modificación de las instituciones que lo conforman a favor de una solución razonable: la democracia ecológica. Ya trabajan para ello numerosos grupos locales que se autogestionan para decrecer en toda Europa y también nuevas iniciativas que se proyectan en la misma línea.
“Si yo decido reducir mi consumo de petróleo, pero mi vecino no hace lo mismo, el resultado que produciré es que él tenga más petróleo para consumir, pero no habrá un cambio sustancial importante a nivel global. Por ello –sugiere Latouche–, son mejores las iniciativas colectivas, como los grupos de familia que se organizan para que la huella ecológica del colectivo disminuya. Este tipo de experiencias son mucho más interesantes.”
Una de las propuestas más novedosas es la que se engloba bajo el movimiento de Ciudades en Transición, que ha empezado en Inglaterra e Irlanda y que utiliza el concepto de “resistencia” para valorar la capacidad de un grupo o de un sistema para resistir los cambios en su entorno, tales como el declive del petróleo o el aumento de la temperatura.

Los pilares del decrecimiento
Es necesario hacer frente a la desmesura del sistema, que se podría traducir en la raíz “hiper-” de “hiperactividad”, “hiperdesarrollo”, “hiperproducción”, “hiperabundancia”… Para conseguirlo, el movimiento del decrecimiento propone aplicar las ocho “R”:
Revaluar: Sustituir los valores dominantes por otros más beneficiosos. Por ejemplo, altruismo frente a egoísmo, cooperación frente a competencia, goce frente a obsesión por el trabajo, humanismo frente a consumismo ilimitado, local frente a global, etc.
Reconceptualizar: Significa mirar el mundo de otra manera y, por lo tanto, otra forma de interpretar la realidad, que pasaría por redefinir conceptos como los de riqueza-pobreza o escasez-abundancia.
Reestructurar: Adaptar el aparato de producción y las relaciones sociales en función de la nueva escala de valores.
Relocalizar: Producir localmente los bienes esenciales para satisfacer todas nuestras necesidades.
Redistribuir: Implicaría, básicamente, un reparto distinto de la riqueza.
Reducir: Hacer lo posible para disminuir el impacto que tienen en la biosfera nuestras maneras de producir y consumir, además de limitar los horarios de trabajo y el turismo de masas.
Reutilizar y Reciclar: La mejor forma de frenar el despilfarro y alargar el tiempo de vida de los productos.
fuente

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este manifiesto, elaborado de forma conjunta por varios autores, es de todos y de ninguno. Si quieres sumarte a él, difúndelo por Internet.